La Ley de Morosidad no se cumple con las compañías de tecnología sanitaria

Las 17 autonomías más las 2 ciudades autónomas observaron en conjunto un plazo medio de pago de 85 días el año pasado, seis días mejor que en 2016 pero lejos de los 60 días a que obliga la ley a las administraciones públicas
Sólo Ceuta y Melilla –que tardaron 56 días de media en pagar sus facturas con el sector en 2017-, Asturias -52 días- , País Vasco -45- , Castilla y León -45-, Andalucía -43- y Navarra -43- lograron cumplir el límite de plazo máximo de pago de 60 días que fija la Ley, según el informe del Observatorio de Deuda de Fenin (Federación Española de Empresas de Tecnología Sanitaria) a cierre del ejercicio 2017.

Las autonomías más reacias al pago fueron el ejercicio pasado Cantabria y Murcia, con un plazo medio cercano a los 200 días -199 y 195, respectivamente-, seguidas de Valencia y Baleares -163 y 155, respectivamente-. Entre las grandes regiones, Madrid se aproximó bastante al ratio legal, con 67 días; mientras Barcelona se dejó bastantes facturas sin pagar a tiempo -95 días-, situándose en la zona templada de la tabla de periodos medios de pago. Andalucía fue la sorpresa del año, abandonando, con sus flamantes 43 días, las posiciones menos honorables de esta clasificación.

Con todo, la situación mejoró el ejercicio pasado en esta cuestión de los pagos. Aunque la deuda de las autonomías con el sector de la tecnología sanitaria creció el 13,12% en 2017, hasta 819 millones de euros –el 89% generada en 2017- , el plazo medio de pago se redujo a 85 días, seis menos que en 2016.

2018-04-03T07:54:45+00:00 02.03.2018|Sector Público|